El Tribunal Oral Federal (TOF) 7 ordenó anoche la inmediata libertad del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y del ex secretario de Coordinación de esa cartera, Roberto Baratta, en el marco de la causa de los Cuadernos, confirmaron fuentes judiciales.

Al filo de la medianoche, ambos kirchneristas de paladar negro se aprestaban a abandonar el penal de Ezeiza donde habían sido encerrados hace dos años. No obstante, en el caso del ex ministro De Vido deberá cumplir con una detención domiciliaria en su casona de Zárate que le fue impuesta por el TOF 1 en el marco de la causa en la que se investigan supuestos desmanejos con dinero público que debía destinarse a la mina de carbón de Rio Turbio.

Los fallos salieron luego de que en horas de la tarde la Cámara Federal de Casación penal anulara los fallos con los que el TOF 7 había rechazado las excarcelaciones de los dos ex funcionarios y le ordenara a ese tribunal emitir una nueva resolución que contemplara la nueva normativa que rige para la aplicación de la prisiones preventivas.

 

 

Los jueces Fernando Canero, Enrique Méndez Signori y Germán Castelli, decidieron «disponer siguiendo los lineamientos fijados por la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal en el día de la fecha, la inmediata libertad» tanto de De Vido como de Baratta, a través de dos fallos distintos.

En el caso de De Vido señalaron que la libertad no se hará por continuar detenido a disposición del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 bajo la modalidad de arresto domiciliario.

Para el caso de Baratta, dispusieron que la libertad se haga efectiva «desde la Alcaidía de Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina, una vez constatado que no registre orden restrictiva de su libertad»; y cuando sea excarcelado se le colocará una tobillera electrónica, entre otras restricciones.

 

 

Casación

«En todo Estado de derecho en una sociedad democrática, resulta intolerable que con ritualismo y rigorismo formal no se aborde el tratamiento de instituciones esenciales de la libertad y se abuse en el uso de las prisiones preventivas, violando normas constitucionales y convencionales que rigen la materia, máxime cuando en el caso sometido a control jurisdiccional se ha dado cuenta de manifiestas arbitrariedades», aseguraban en horas de la tarde los jueces de Casación Gustavo Barroetaveña, Ana María Figueroa y Daniel Antonio Petrone.

El jueves De Vido, que estaba preso en Ezeiza desde octubre de 2017, le envió una carta de puño y letra al director del UPF 31, en la que anunció su negativa a recibir alimentos. «Persistiré en esta medida e incluso la profundizaré de no revertirse esta injusta situación, que resulta intolerable en el marco de un gobierno votado por la inmensa mayoría del pueblo argentino como nacional y popular», subrayó.