El gobierno porteño anunció este martes que a partir del 28 de agosto será obligatorio el uso del TelePase en todas las autopistas de la ciudad de Buenos Aires y quienes no cuenten con esta alternativa deberán pagar una multa establecida en el doble de la tarifa manual.

A partir de esa fecha, el sistema automático será obligatorio en las cabinas de la 25 de Mayo, la Illia y la Perito Moreno que ya deberán tener readecuada la infraestructura.

Luego de ese día quienes no cuenten con esta alternativa deberán pagar una multa establecida en el doble de la tarifa manual. El sistema puede utilizarse en las principales rutas del país.

Así lo anunció esta mañana el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, en su presentación en la Legislatura sobre el plan de gestión que se está realizando para hacerle frente al coronavirus desde diferentes ejes como salud, movilidad y transporte, educación, atención ciudadana, economía, cultura, entre otros.

«Esta primera mitad del año nos tocó enfrentar una pandemia y hoy estamos trabajando en la salida. Esto nos tiene a todos con la guardia alta, atentos, con el principal objetivo de cuidar la salud de todos los vecinos», dijo el funcionario ante los legisladores.

El TelePase ya está siendo utilizado por el 40% de los usuarios de autopistas y la adhesión para quienes aún no lo disponen es gratuita. La modernización del sistema no implicaría una reducción de fuentes laborales ya que desde el Ejecutivo se comprometieron a garantizar todos los empleos en diferentes actividades del rubro.

«Desde la Ciudad siempre alentamos a los vecinos a que prioricen modos de transporte alternativos para viajar, como la bicicleta o ir caminando. Hoy, dado el contexto y la necesidad de reservar el transporte público para los trabajadores esenciales, les pedimos a quienes tienen auto y no puedan ir caminando o en bicicleta que lo usen para ir a trabajar», aseguró.

Toda la red de autopistas urbanas, gestionadas por AUSA y la Secretaría de Transporte y Obras Públicas, cuenta con 43 cabinas donde trabajan 459 empleados en la operación de cajas, señales y supervisión, con rotaciones por turnos en las cabinas manuales, de TelePase y en las playas de peaje.

La situación sanitaria abrió un escenario ideal para la modernización del sistema que se impulsó el año pasado cuando se peajes sin cabinas ni barreras en el Paseo del Bajo y que ya estaba funcionando, a modo de prueba, en la conexión a la Illia por Sarmiento y por Salguero. Hoy la medida apunta a reducir la posibilidad de contagios de Covid-19 durante los intercambios de dinero en las cabinas donde se producen 53.000 transacciones por día.

Además de agilizar la circulación de vehículos y reducir el contacto personal ya que el cobro se realiza sin bajar las ventanillas y a través de un lector pegado en el parabrisas del auto, el sistema TelePase ofrece otros beneficios como un descuento del 10% en autopistas de AUSA y de hasta un 30% en la red de autopistas de todo el país.