Los padres de un bebé de cuatro meses de una localidad cercana a El Bolsón, Río Negro, fueron denunciados penalmente porque su hijo no había recibido la dosis contra la bacteria del neumococo, como está establecido obligatoriamente en el calendario nacional de vacunación.

El bebé, que nació en un parto domicliario en el paraje Mallín Ahogado, a unos 15 kilómetros de El Bolsón, está internado hace una semana por orden judicial y no contaba con ninguna de las vacunas reglamentarias (Hepatitis B y BCG para recién nacidos y la primera dosis de neumococo conjugada, polio y rotavirus a los dos meses) lo que puso a los padres en la mira de la Justicia.

Oscar Panomarenko, director del hospital de El Bolsón, señaló que el bebé presenta un cuadro de meningitis bacteriana que podría causarle «consecuencias neurológicas de por vida«, según los diagnósticos.

El Ministerio de Salud de Río Negro intervino en el asunto e hizo una denuncia penal contra los padres en los últimos días. Ambos están imputados por «ejercicio ilegal de la medicina, clandestinidad, irresponsabilidad y vulneración de los derechos del niño» por las condiciones del alumbramiento y por la falta de vacunas. De acuerdo a lo trascendido en algunos medios locales, la pareja formaría parte de una organización naturista que se niega a la incorporación de vacunas.

La última semana se realizó un allanamiento en la casa de los acusados, ubicada en las afueras de la ciudad, para «constatar las condiciones de falta de asepsia y otros indicativos que afectaron al parto normal», explicó Panomarenko.

El profesional indicó también que en Mallín Ahogado -que tiene alrededor de 60 habitantes- «hay antecedentes de partos domiciliarios y de niños indocumentados«, pese a haber una oficina del Registro Civil en el hospital. Luego recordó un caso de «un bebé de tres meses fallecido, también por falta de controles y tras un parto domiciliario».

Por su parte, el ministro de Salud provincial, Fabián Zgaib, calificó al hecho de «grave» y señaló que aún se aguarda el resultado de las acciones judiciales, mientras los médicos atienden al bebé. Además, se mostró en contra de los partos domésticos, ya que un domicilio particular «no puede estar habilitado de ninguna forma» para atender un nacimiento que requiere de profesionales para garantizar la «seguridad para el recién nacido y para su madre«.

El Ministro de Salud de Rio Negro, Fabián Zgaib (La Comuna)

«La falta de vacunación se contrapone con la políticas de salud del país y prácticamente del mundo, donde la prevención es el principal factor para disminuir la mortalidad infantil», agregó el funcionario.

En la presentación judicial de la cartera de salud se hace referencia al artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del Niño que declara que «los Estados reconocen su derecho al disfrute del más alto nivel de salud posible, imponiéndose el esfuerzo de asegurar que ningún niño sea privado de los servicios sanitarios. Para el ministerio «no está en tela de juicio» la intención de los padres pero es necesario comprender que este punto no es de la órbita de la decisión y apreciación familiar». La jueza Erika Fontela quedó a cargo de la causa.