La vicepresidenta saliente, Cristina Fernández de Kirchner, recibió hoy a su sucesora, Victoria Villarruel, en su oficina del Senado, en una reunión que sirvió para coordinar la transición al frente de ese cuerpo pero de la que no surgió ni siquiera una foto oficial.

“Durante la reunión se coordinó la organización de la Asamblea Legislativa del 10 de diciembre y se repasaron los principales hechos de la gestión”, comunicó en forma oficial el Senado, en un texto ascéptico que se limita a agregar datos puntuales de esa gestión.

Toda la gestualidad de la reunión marca la distancia ideológica entre Fernández y Villarruel, que en las redes compartió una imagen saliendo del encuentro en la que crípticamente escribió: “No querría quitarle la centralidad a algo que es una reunión histórica para todos los argentinos”.

“Fue una reunión cordial, donde hablamos de la transición, que será ordenada y respetuosa”, dijo Villarruel. “Ella (Cristina Kirchner) y la persona que designó para trabajar con nuestro equipo nos ha explicado el funcionamiento del Senado y los próximos pasos a seguir en los siguiente días. Ha sido todo dentro de lo democrático y lo cordial en beneficio del pueblo argentino”, sumó la compañera de fórmula de Milei a continuación.

Fue una charla amable. No nos conocíamos. No hubo fotos pero creo que la ciudadanía tiene que quedarse sumamente tranquila porque vamos a llevar adelante desde La Libertad Avanza y desde la administración saliente una transición ordenada en el poder legislativo”, concluyó.

Por su parte, la vocería de CFK dijo que “en materia administrativa, la Vicepresidenta (Cristina Fernández) destacó que al asumir la gestión se recibió la obra social del personal legislativo (DAS) con $390 millones de déficit mensual y que luego del proceso de saneamiento y mejoras en la gestión se logró un superávit equivalente a 5 meses de prestaciones, ampliando al mismo tiempo los servicios y prestaciones para los afiliados”.

“En cuanto a los recursos humanos del Senado de la Nación, se destacó que en la actualidad la cámara alta cuenta con una nómina de 400 empleados menos que la gestión anterior. También se realizó un detalle sobre los avances y mejoras edilicias que se llevaron adelante durante la gestión, con el objetivo de poner en valor los espacios de valor patrimonial y mejorar los espacios de trabajo del personal del Senado”, indica el comunicado oficial.