Según un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la producción industrial Pyme cayó un 7,3% en julio, con lo cual son tres meses consecutivos de retracción. Asimismo, desde la cámara empresaria advirtieron que el uso de la capacidad instalada volvió descender y se ubicó en el 57,9%. De toda maneras, aseguraron que la rentabilidad tuvo una leve mejora por la suba en el tipo de cambio.

Estos datos se desprenden de la Encuesta Mensual Industrial que realiza la entidad, la cual fue elevada a 300 industrias Pymes del país, y que arrojó un Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) de 72,4 puntos en julio. Asimismo, desde la cámara empresaria explicaron que, en comparación con junio, hubo una caída del 4,4%, en la medición con estacionalidad, aunque si se analizan los 7 meses de este año hubo un crecimiento de 0,1% en comparación al mismo periodo del año pasado.

La proyección que hace Came es que la producción industrial Pyme no se
recuperará este año y profundizará el numero de capacidad ociosa. 

Asimismo, desde la CAME explicaron que en julio solo el 26,1% de las empresas crecieron, mientras que la utilización de capacidad instalada decayó hasta el 57,9%. De todas maneras, advirtieron que la rentabilidad registró una leve mejora y aumentó al 38,3%, en lo que respecta a la proporción de firmas con resultados positivos.

En ese sentido, detallaron que los 11 ramos que fueron relevados por la cámara empresaria, todos registraron caídas: fabricación de Productos Eléctrico-mecánicos, Informática y Manufacturas (-13,5%);  Papel, cartón, edición e impresión (-10,6%); Productos de Madera y Muebles (-10,2%); “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-7,9%); “Calzado y marroquinería” (-7,4%); “Material de Transporte” (-6,6%); “Productos textiles y prendas de vestir” (-6,3%); “Alimentos y bebidas” (-6,0%); “Productos de caucho y plástico” (-5,6%); y “Productos químicos” (-4,3%).

Sin embargo, advirtieron que el incremento en el tipo de cambio impulsó una mejora en la rentabilidad. “La exportación de vinos aumento 150% anual en julio, pero la situación de las industrias en general sigue complicada, con tendencias a la baja, con los industriales muy comprometidos por la presión impositiva, tomando deudas al 60% anual para pagar impuestos, y con un corte en la cadena de pagos que supera los 90 días, ya que los proveedores exigen pago de contado y los clientes pagan a 60, 90 y hasta 120 días”, explicó Guillermo Daniel Cabrera, de la Federación Económica de San Juan.

Además, desde la CAME subrayaron que el crecimiento interanual se ubicó en julio en un 26,1% de las industrias, siendo que en marzo habían aumentado al 48,7% de las pymes, en abril en el 44,3%, en mayo el 39,4%, y en junio 34%. Mientras que, en cambio, la «proporción de fábricas en baja se incrementó a 58,1% y otro 15,8% se mantuvo sin cambios», destacaron en el comunicado.

«Algunas empresas de este sector se vieron favorecidas por el encarecimiento de las importaciones, pero por ahora eso sólo está permitiendo contener un derrumbe más fuerte de la producción en un mercado donde el consumo se encuentra muy retraído», aseveraron desde la CAME y agregaron: «La incertidumbre cambiaria y financiera, las altas tasas de interés, los altos ratios de endeudamiento y la presión tributaria son las principales limitaciones para que despegue la inversión».

Para finalizar, resaltaron que «a pesar de las ventajas impositivas que trae la Ley Pyme, por diferentes razones solo el 21,1% de las industrias está utilizando sus beneficios. A su vez, hay un 7% que si bien se inscribió, ya no puede acceder a los beneficios porque como consecuencia de la situación económica, ya no cumple los requisitos».