Los padres del joven Jorge Bustamante confirmaron que el cuerpo hallado en un arroyo a 25 kilómetros de la ciudad de Tandil es el de su hijo, que había desaparecido el pasado miércoles y desde entonces era intensamente buscado por fuerzas policiales.

Los familiares reconocieron el cadáver que había sido encontrado por un pescador en horas de la tarde, según informó la agencia NA de acuerdo a fuentes policiales locales. De acuerdo a las primeras pericias realizadas el cuerpo del joven de 24 años presentaba una “severa contusión craneana”.

Se cree que la contusión craneana sería
el causante de muerte 
de Jorge y por el
hecho investigan a un hombre con quien
el 
joven mantuvo la ultima charla telefónica.

El cuerpo de Bustamente fue encontrado por un pescador, quien llamó al 911 y efectivos de la Policía Científica se acercaron al lugar. Allí y pese al grado de descomposición que presentaba el cuerpo, los familiares de Bustamante reconocieron que se trataba de su hijo por un anillo con sus iniciales.

Se cree que la contusión craneana sería el causante de muerte de Jorge. La Policía Bonaerense investiga a un hombre llamado Nahuel Morales, con quien el joven mantuvo la última charla telefónica desde su celular durante más de 6 minutos y se citó para para un encuentro ocasional.

El domicilio de Morales fue allanado y se secuestró un teléfono celular, una moto sin chapa patente y una campera de color roja con aparentes manchas hemáticas: tras el procedimiento, su abogado se presentó en la Fiscalía. El mismo miércoles en que había sido visto por última vez, su auto Fiat Palio había sido encontrado en llamas estacionado en la intersección de las calles Azucena y Falkner.

La causa está en manos del fiscal Gustavo Morey de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 8 del Departamento Judicial de Azul sede Tandil.