El Gobierno oficializó el descongelamiento en etapas y desde marzo del impuesto sobre los combustibles líquidos y al dióxido de carbono, algo que impactará en el valor del litro de nafta independiente de los aumentos que dispongan las petroleras por inflación.

Sin embargo, más allá de la postergación de la actualización de la carga tributaria que se esperaba se aplique desde este mes, las petroleras aumentaron desde este jueves un 6,5% promedio el precio de las naftas y el gasoil. Ese ajuste, aseguran especialistas, es porque se actualizó el tributo congelado por los períodos 2021 y 2022 y postergar el correspondiente al ejercicio 2023. éste será el de mayor impacto.

La medida fue publicada este jueves en el decreto 107/2024 del Boletín Oficial que los incrementos de los montos de los impuestos fijados, correspondientes al primer, segundo, tercer y cuarto trimestres calendario del año 2023, “surtirán efectos para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil” de la siguiente manera:

  • Primer y segundo trimestres calendario del año 2023: a partir del 1° de marzo de 2024, inclusive.
  • Tercer trimestre calendario del año 2023: a partir del 1° de abril de 2024, inclusive.
  • Cuarto trimestre calendario del año 2023: a partir del 1° de mayo de 2024, inclusive.

El Impuesto al Combustible Líquido (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC) había sido postergado la administración anterior durante 10 trimestres consecutivos, desde julio de 2021. A cada trimestre de 2023 le corresponde una fecha particular en 2024 para incrementar el valor del combustible.

Como el decreto posterga los ajustes de 2023, algunos especialistas del sector justifican la suba que aplicaron las petroleras por el congelamiento impositivo del tercer y cuarto trimestre de 2021 y de los cuatro trimestres de 2022, que no fue postergado.

Más allá de eso, en la Ciudad de Buenos Aires, el litro de nafta súper pasó de $699 a $744 y la premium, de $862 a $918. En tanto, el gasoil súper subió de los $736 a $784, mientras que el gasoil premium de la petrolera estatal subió de $938 a $998. También la petrolera Shell subió sus valores que, al igual que YPF, en el interior del país son hasta un 10% más caras.

Cabe recordar que los precios de los combustibles aumentaron 86% desde que asumió Javier Milei, repartido en dos incrementos de 38% y 27%.

En diciembre, el Gobierno no solo aplicó una fuerte devaluación de 56% de la moneda, sino que también dejó de presionar sobre el precio interno del barril de petróleo que se comercializa en el país y que era más barato que el internacional.