La hipertensión arterial es la principal causa de muerte en el mundo y es el factor de riesgo número uno de infarto y accidente cerebro vascular (ACV). Según los datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), el 40% de los argentinos la padece y la mitad no sabe que la tiene.

Como es una enfermedad crónica que generalmente no da síntomas, si no se trata adecuadamente puede conducir a complicaciones severas como infarto cardíaco, accidente cerebrovascular, daño renal y ocular. El lema de la Organización Mundial de la Salud este año es «Conoce tus números», con el próposito de aumentar el conocimiento y concientización de la población sobre las consecuencias de la presión arterial elevada, es decir, cuando es mayor de 140/90.

 

En este sentido, los programas Crónicos y de Detección de Riesgo Cardiometabólico de OSEP realizarán hoy la toma de presión arterial y brindarán consejos de hábitos saludables para prevenir la hipertensión. Las actividades se llevarán a cabo en el Edificio Xeltahuina, Salta 877, de Ciudad, de 9 a 12.30 y en la Enfermería del Hunuc Huar, Chile 768, de Ciudad, de 8 a 18. También se sumarán a la iniciativa de concientizar sobre la hipertensión las sedes territoriales de la Obra Social.

Por último, el jueves 23, a las 9, en el SUM OSEP Maipú, la licenciada en Nutrición Sonia Francisconi, el cardiólogo Gustavo Quiroga y el enfermero Alberto Caballero ofrecerán una charla sobre “Hipertensión: aspectos médicos y nutricionales de esta enfermedad crónica”.

¿Qué es la hipertensión?

La Hipertensión Arterial (HTA) recibe el mote de “enfermedad silenciosa” ya que el paciente no percibe la existencia de dolor o daño generado por el aumento sostenido de su presión arterial. En cuanto se registran problemas a nivel cardíaco, cerebrovascular, renal y arterial, el estado suele ser avanzado, lo que conlleva a daños irreversibles en la salud o incluso riesgo de muerte. En base a los datos que arroja la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), 1 de cada 4 personas desconocen su condición; mientras que la tasa de pacientes adecuadamente controlados es baja.

¿Cuál es el mayor inconveniente que provoca un porcentaje tan bajo de pacientes controlados?. Aníbal Feder, médico Magíster en Gestión y Administración de Servicios y Sistemas de Salud y Miembro de la Comisión de Jóvenes de la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS), explica que este fenómeno “implica un alto porcentaje de personas que sufrirán las consecuencias por esta enfermedad, dado que al no producir síntomas no genera la necesidad de consultar  o de controlarse”.

 

“Dentro de las consecuencias de no controlar la hipertensión arterial figuran complicaciones que se desarrollan con el transcurso de los años, como cardio y cerebrovasculares (infartos de miocardio, ACV); oftalmológicas (problemas de retina y pérdida de visión); renales (insuficiencia renal); y arteriales (obstrucciones). Esto deriva en una gran cantidad de personas con problemas de salud graves que generan incapacidad”, aseguró Feder.

Si bien las causas específicas que provocan la hipertensión arterial aún son desconocidas, en cuanto a prevención la OMS recomienda:

-Evitar el consumo excesivo de alcohol

-Evitar el consumo excesivo de sal

-Realizar actividad física

-Abandonar el consumo de tabaco

-Controlar el estrés

-Llevar una alimentacion saludable con reducción del consumo de  hidratos de carbono y alimentos ultraprocesados.

 

 

Al respecto, la ENFR evidenció que el 61,6% de la población tiene exceso de peso, lo que implica que más de la mitad de los argentinos está mal alimentado.

Frente a este escenario, aparecen cuestionamientos sobre la dificultad del diagnóstico de la hipertensión arterial o la poca accesibilidad al tratamiento, pero ninguno de esos puntos resultan causantes de dicha estadística. El diagnóstico es sencillo: consiste casi exclusivamente en el adecuado registro de la presión arterial en diferentes ocasiones, previa consulta con el médico especialista.