El nuevo Pacto Fiscal suscripto entre el Gobierno nacional y las provincias trajo un efecto positivo para Buenos Aires, ya que la administración de María Eugenia Vidal recibió, en el primer trimestre del año, un 56% más de recursos coparticipables con respecto al mismo período del año pasado.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) realizó un informe en base a los datos de la coparticipación federal de los primeros tres meses de 2018 y arrojó como resultado que Buenos Aires fue una de las gestiones subnacionales que más incrementó su coparticipación en comparación con 2017, solo superada por Capital Federal.

Esto fue consecuencia directa de la aplicación del Pacto Fiscal entre Nación y las provincias, una acuerdo que eliminó, entre otras cosas, el Fondo del Conurbano y dispuso un nuevo sistema de reparto de ese dinero, que había perjudicado a la provincia desde 1996.

De acuerdo al los datos de la Iaraf, en el primer trimestre Nación repartió a las provincias 227.740 millones de pesos en concepto de coparticipación y leyes especiales. Esto implica un incremento del 44,6% en términos nominales y un 15,5% descontando el impacto de la inflación.

En ese contexto, la Ciudad de Buenos Aires recibió un 61,6% más de fondos que en 2017. En tanto que la Provincia, un 56% (29,6% en términos reales). Las provincias que le siguieron por debajo fueron Entre Rios (42,7%), Catamarca (42,4%), San Juan (42,3) y Tucumán (42%).

Resultado de imagen para pacto fiscal

En casi todos los casos los envíos fueron superiores al incremento de los impuestos coparticipables en ese período, ubicado en el 38,6%. Esto sucede por la restitución a las provincias de una parte del 15% de la masa coparticipable que se destina a ANSES.

Sin embargo, en el caso de Buenos Aires, el incremento resulta muy superior a raíz de la eliminación del Fondo de Conurbano y el establecimiento de un nuevo modo de reparto, que según se dio a conocer el año pasado, redundará en la recuperación, solo en 2018, de 21 mil millones de pesos extra.