Desde el Gobierno confirmaron que los trabajadores estatales también recibirán el bono de fin de año, algo que había comenzado como una medida exclusivamente para el sector privado y que ahora se extenderá también hacia el personal público y, por cuerda separada, a los agentes de las fuerzas federales de Seguridad y de Defensa.

El decreto que establece la obligatoriedad de otorgar un bono adicional a los empleados excluye explícitamente al personal estatal. Sin embargo, en el Poder Ejecutivo ya se tomó la decisión de otorgarlo a trabajadores del sector público.

Resultado de imagen para decreto Macri bono 5000

Se estima que la cifra será similar a la establecida para los privados -unos 5.000 pesos- y la intención oficial es que también sea pagadero en dos cuotas.

La medida que beneficiará a unos 200.000 empleados públicos de la Administración Central (Ministerios y organismos centralizados y descentralizados) había excluido en un principio a empresas del Estado, Universidades y personal de Fuerzas Armadas y Seguridad.

Pero unas horas después en los ministerios de Seguridad y Defensa pidieron contemplar la situación de las cuatro fuerzas (Policía Federal, PSA, Gendarmería y Prefectura) y los miembros del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. 

Luego de un análisis con la cartera de Hacienda en horas del mediodía llegó el visto bueno de Jefatura de Gabinete para avanzar con estos sectores que, sumados, representan unos 190.000 efectivos. La medida incluye una suma fija de $5.000 por única vez con el aguinaldo de diciembre y un aumento del 5% en enero y otro 5% en febrero. 

 

 

Al principio, se pensó que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujvone se opondría a otorgar este beneficio teniendo en cuenta el esfuerzo que se lleva a cabo para bajar el déficit primario. Pero justamente el sobre cumplimiento en la baja del gasto público permitiría hacer frente al pago de un bono para los empleados estatales.  Es por esto que también existen versiones de que también podría haber un adicional para los beneficiarios de la Asignación Universal por hijo. 

En todo momento el Gobierno había excluido a los trabajadores del sector público nacional argumentando que se estaba negociando en el marco de la paritaria.

El bono de $ 5.000 que deberá entregar el sector privado está previsto que se pague en dos cuotas a saldar con los salarios de noviembre, pagaderos en diciembre, y el resto con los salarios de enero pagadero en febrero.

El decreto contemplará aquellas empresas que «se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva» y estarán autorizadas a «adecuar la implementación» de los plazos y los montos del bono.

También en el caso de acuerdos salariales que ya fueron cerrados a lo largo del año y hayan pactado una revisión «podrán compensar el aumento» con la suma total del plus salarial salvo que las empresas y los gremios acuerdan «expresamente» su no absorción.