Un empresario de 45 años, testigo en la causa que condenó a prisión a Mario Roberto Segovia, el denominado Rey de la Efedrina, fue víctima de un brutal ataque a balazos este martes en Rosario.
El hombre -que recibió múltiples impactos de bala en las puertas del colegio San Bartolomé de Fisherton-, era el yerno de Rubén Alberto Galvarini, un empresario de Villa Gobernador Galvez que tenía en Barracas, en la ciudad de Buenos Aires, el depósito fiscal desde donde se embarcaba el contrabando de efedrina, y que fue condenado a 7 años de prisión.
En el juicio, el hombre baleado esta mañana manifestó que figuró en los papeles como director del depósito fiscal Sadocks S.A. hasta el año 2007, pero que nunca trabajó para la firma.

Resultado de imagen para Balean a empresario que fue testigo en la causa contra el Rey de la Efedrina

Señaló que su exsuegro era el responsable del depósito y que conocía al imputado Mario Roberto Segovia, aunque aclaró que lo llamaba «Nicolás Mario» y que Segovia trabajó en Sadocks S.A. hasta que se peleó con su exsuegro.

Esta mañana, Andrés Germán L., regresaba a su camioneta luego de dejar a su hijo en el colegio San Bartolomé y fue atacado a balazos cuando salia de tomar un café en el Club Old Resian, justo cuando estaba por abordar su camioneta Dodge Ram negra. Recibió heridas en uno de sus miembros inferiores, el tórax y el abdomen, y fue trasladado de urgencia al Hospital Clemente Alvarez.
El 29 de marzo de 2012, el «Rey de la Efedrina»
fue penado a 9 años de cárcel en el marco de
una causa por el contrabando a México de casi
300 kilos de efedrina y pseudoefedrina ocultos
en un cargamento de 12 toneladas de azúcar.
El 29 de marzo de 2012 Segovia fue penado a 9 años de cárcel por el Tribunal Oral en lo Penal Económico 2 de la Capital Federal en el marco de una causa por el contrabando a México de casi 300 kilos de efedrina y pseudoefedrina (precursores químicos para la elaboración de drogas sintéticas) ocultos en un cargamento de 12 toneladas de azúcar.

En tanto, el 10 de agosto de ese mismo año el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín (Buenos Aires) lo sentenció a 14 años de prisión por traficar más de cuatro toneladas de esas sustancias en al menos 91 envíos, pena que fue ratificada en segunda instancia en 2016.

De la unificación de penas quedó una condena única de 16 años de prisión que el 13 de julio de 2018 fue ratificada por la Cámara Federal de Casación Penal al desestimar el recurso de la defensa.

Fuente: La Capital de Rosario.