Una mujer fue violada y golpeada en las últimas horas por dos sujetos que además asesinaron a su hijo de 4 años al tirarlo desde un acantilado, en la localidad de Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz.

Según informó el diario La Opinión Austral, la emboscada se produjo cuando una mujer de 45 años junto a su hijo de 4 se encontraban paseando por la zona. Habían llegado desde Salta para visitar a un hijo mayor y fueron abordados por la espalda por dos hombres, que los amenazaron con un arma blanca y los llevaron hasta una zona rocosa de la Cueva de los Leones.

En ese lugar, mientras uno abusaba sexualmente de la mujer, el otro retuvo al menor con un cuchillo en el cuello quien, sin ningún tipo de explicación aparente, fue empujado hacia el acantilado. El niño murió durante la caída.

De acuerdo a la reconstrucción del diario patagónico, los atacantes maniataron a la mujer con los cordones de las zapatillas de su hijo y le taparon la boca con medias, para que no pudiera gritar y pedir ayuda.

La madre intentó resistirse y golpeó a su abusador con una piedra. Sin embargo, bajo la amenaza de matar a su hijo, fue violada y posteriormente atacada a piedrazos en la cabeza.

“Está muerta, vámonos”, habrían dicho los asesinos, que huyeron al instante. El dato se conoce por el relato de la propia mujer a la Policía. La víctima tras recibir el piedrazo simuló estar inconsciente, esperó que se alejaran los atacantes, y luego se levantó para buscar ayuda.

El sospechoso que cometió el abuso sexual tendría antecedentes, de acuerdo al testimonio de la víctima, ya que reveló que no quería volver a la cárcel, mientras forcejeaba con la mujer.

Los agentes de la Policía santacruceña tomaron intervención hacia las 15.30 después de que diera el aviso una vecina, quien encontró a la mujer malherida y con sangre en su rostro. Fue trasladada al Hospital Distrital con contusiones varias y un traumatismo de cráneo.

Fuentes gubernamentales señalaron que la víctima se encontraba en la provincia en calidad de turista y que había ido a visitar a su hijo mayor, que vive hace tres años en Puerto Deseado y presta servicio en el Regimiento de Caballería de Tanques 9 del Ejército Argentino.

El caso fue caratulado provisoriamente por los delitos de “abuso sexual, lesiones y homicidio”. El doctor Horacio Quinteros, titular de la Fiscalía de Puerto Deseado, se encuentra a cargo de la investigación.