Unas amenazas de bomba en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, que resultaron ser falsas, obligaron este viernes a evacuar a los pasajeros que se disponían a viajar y algunos vuelos fueron derivados, hasta que personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que trabajó en el lugar descartó la presencia de artefactos explosivos.

Según se informó, la presunta intimidación fue recibida vía chat y advertía que un explosivo podría encontrarse en alguno de los cuatro vuelos programados con destino a la ciudad de Mendoza. Ante esta situación, fue evacuada la zona del pre-embarque, mientras que el último vuelo salió hacia San Juan a las 9:15.

Desde el Aeroparque le informaron a Noticias Argentinas que se trataron de amenazas no específicas, es decir, que no apuntaron a algún vuelo en particular. 

«Ocurrieron otras dos amenazas, en las aerolíneas JetSmart y FlyBondi, pero, al no tratarse de algún vuelo característico, la Policía de Seguridad Aeroportuaria evacuó todo el pre-embarque nacional», detallaron.

Luego de la tarea realizada por los efectivos de la PSA, se rehabilitó el ingreso al sector de pre-embarque del Aeroparque. Según se informó de manera formal, la PSA activó el protocolo de seguridad a cargo del Grupo Especial de Control de Explosivos y Armas Especiales (GEDEX) en el Aeroparque, con motivo de las amenazas.

«De inmediato se conformó el Centro de Operaciones de Emergencia y se desplegaron en el lugar los equipos de GEDEX y Canes de la PSA como así también personal de Bomberos, SAME y de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC)», informó la fuerza de seguridad a la prensa.

Los oficiales evacuaron la zona del pre-embarque nacional, revisaron las instalaciones y volvieron a controlar a todos los pasajeros y sus pertenencias, como así también fueron inspeccionadas las aeronaves y sus bodegas. La búsqueda de eventuales artefactos explosivos arrojó resultado negativo.
Luego se reanudó la operatoria y las personas comenzaron a embarcar en los diferentes vuelos programados para este viernes.

El incidente originó una prevención sumaria por averiguación de intimidación pública que puede tener consecuencias penales. Intervino el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Federal N° 9, a cargo de María Eugenia Capuchetti.