Efectivos de la Policía Científica de Maldonado realizaron esta mañana un allanamiento en la mansión Gypsy Queen del barrio Beverly Hills en Punta del Este, donde reside la exesposa del profesor de inglés Edwar Vaz, asesinado la semana pasada en la puerta de su departamento.

Según informó le diario El País de Uruguay, los agentes llevaron a cabo una serie de relevamientos en el interior de la finca y también accedieron al sistema de vigilancia, ya que la mansión cuenta con cámaras en su interior. La propietaria de la mansión iba a ser demandada en US$ 1.5 millones por el fallecido. La investigación apunta a que la mujer, con prisión preventiva desde el fin de semana, contrató a dos sicarios para que lo mataran. Uno de ellos fue identificado por la Policía y afirmó haber sido contratado por la exesposa de la víctima.

Al lugar se trasladaron dos camionetas del Ministerio del Interior y cinco efectivos, junto a ellos un hombre esposado. En el interior de la vivienda había un auto y dos camionetas. En el predio hay dos casas, ya que en una de ellas (a la que los efectivos ingresaron) también vive una amiga de la mujer encausada.

«Yo construí con una amiga a Gypsy Queen. Mi amiga, que también era mujer de mi exmarido», dijo  la mujer cuando declaró ante el juez Luis Imperia. «Él nos vivía pidiendo plata. Nos prostituía tanto a mí como a mi amiga. Yo lo conocí cuando era mi profesor de inglés, desde los 14 años vivo con él. Nos amenazó muchísimas veces tanto a mí como a mi amiga», afirmó.

El caso

El 9 de julio pasados asesinaron en Punta del Este (Uruguay) a Edward Vaz, un profesor de inglés. Lo ejecutaron a quemarropa, en la puerta de su departamento, con un revólver calibre 38. Desde entonces se comenzaron a conocer detalles detrás del crimen que incluye orgías en una famosa mansión esteña. La policía uruguaya sospecha que su ex esposa habría mandado a matar el docente.

Según publicó diario El País de Uruguay, Vaz fue asesinado el 9 de julio alrededor de las 22 en su domicilio ubicado en la avenida Lavalleja, en pleno centro de Punta del Este. Entre 1997 y 2016 estuvo casado con una mujer cuyas iniciales son L.J.M que administra la llamada “mansión del sexo”, propiedad de un magnate brasileño, valuada en más de un millón de dólares donde la propia L.J.M organizaba fiestas sexuales. Ella la bautizó “Gypsy queen” (reina gitana), aparentemente en honor a sus raíces.

La mujer fue señalada por un hombre que trabaja con ella como la autora intelectual del crimen. El juez Luis Imperial ordenó entonces su detención.

En una entrevista para El País, la mujer dijo que sufría de violencia de género y que la víctima la obligaba a prostituirse. También reveló algunos detalles de su relación y señaló que eran bígamos. «Yo lo conocí cuando era mi profesor de inglés, desde los 14 años vivo con él. Nos amenazó muchísimas veces tanto a mí como a mi amiga. Mi actual pareja fue la que nos salvó», contó e insistió en su inocencia.