En su llegada al Banco Central, Guido Sandleris optó por recurrir a unas súper tasas de casi el 70% para contener la suba del dólar. Durante estos primeros días de implementación, si bien se logró que bajase la cotización de la divisa extranjera, también hizo que se dispare el costo de financiación de las tarjetas de crédito.

De esta manera, operar a través del programa Ahora 12, subió del 40% al 51%. Además, en algunos casos, la financiación sin el programa llega al 110% de interés.

Como consecuencia de este aumento,
se incrementó la utilización de un pago
con tarjetas de créditos y el uso de las
tarjetas 
de débito en las transacciones.

El Ahora 3, que tenía una tasa del 34%, paso al 44%, que igualmente continúa siendo menor al 98% que sale de la forma tradicional. En tanto, el Ahora 6, paso del 38% al 48% esta semana, contra 99% que cuesta el financiamiento fuera de este programa. Asimismo, el Ahora 18, subió del 48% al 53%, contra 115% que costaría fuera de este plan.

Si bien existe la percepción de que el Ahora 12 es cero interés, esto no es así, ya que tiene un costo, que sigue siendo menor que lo que saldría la financiación por fuera de este programa.

Como consecuencia de este aumento, se incrementó la utilización de un pago con tarjetas de créditos y el uso de las tarjetas de débito en las transacciones.