El presidente Alberto Fernández dijo este miércoles que el país debe «construir una economía más sólida que es la que produce y da trabajo», al tiempo que reivindicó el rol de las Fuerzas Armadas durante la pandemia y anunció un reconocimiento salarial para el personal militar.

defendió su gestión del país en medio de la crisis del coronavirus​, al afirmar que a «ninguno» de los que le dan consejos «le tocó la odisea de gobernar en esta pandemia».

Lo dijo este miércoles al mediodía, al encabezar el tradicional encuentro de camaradería con las Fuerzas Armadas en el Edificio Libertador.

«Yo escucho todos los consejos y las opiniones, pero a veces pienso… ¿por qué me están dando estos consejos, si a ninguno le tocó la odisea de gobernar en esta pandemia?», se preguntó el mandatario.

Acompañado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el jefe del Estado Mayor Conjunto, general de brigada Juan Martín Paleo; del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, brigadier Xavier Isaac; del Ejército general de brigada, Agustín Ceja, y de la Armada Argentina contraalmirante Julio Guardia; el jefe de Estado también destacó el rol de las FF.AA. durante la cuarentena.

«Todo lo que les pedimos que hicieran; lo hicieron. Esto que en la jerga militar se conoce como operaciones secundarias, este año fueron primordiales para que la Argentina se ponga de pie y siga trabajando. Y fundamentalmente, para preservar la salud. Hicieron mucho, se unieron a los movimientos sociales y pusieron a sus mejores médicos. Esto habla de las fuerzas que nosotros queremos: integradas a la sociedad y preparadas en el respeto a los derechos humanos«, dijo Alberto Fernández.

Por otra parte, anunció que dispuso que a partir del 1 de octubre, «la totalidad de los suplementos no remunerativos (parte del sueldo en negro) que cobra el personal militar pasará a ser remunerativo», un reclamo salarial de las Fuerzas Armadas.

«Sé que en estos años no fueron bien tratados en términos salariales. Tenemos un gran desorden. No es justo que haya que hacerle juicio al Estado para cobrar la jubilación que corresponde. Esas inequidades hay que verlas en todo el Estado y tenemos que ir resolviéndolas», agregó, en ese sentido.

Por último, el Presidente se refirió a sus objetivos para la economía en la pos pandemia: «Cuando este dolor pase, ni el mundo ni la Argentina serán iguales. La pandemia ha dejado al descubierto muchas cosas. En la Argentina, la inequidad: descubrimos que había 9 millones de argentinos ignorados por el Estado, olvidados. Eso no nos hace una buena sociedad. Debemos construir una economía más sólida, que es la que produce, da trabajo y desarrollo. Debemos construir un país más igualitario».

«Hay una Argentina central rica, y una periférica pobre. Necesito que me ayuden a cambiar eso. Todos debemos asumir el compromiso porque estamos al frente de la gestión de la patria. No debemos equivocarnos. Primero los últimos; ocuparse de los que están más abajo. No podemos vivir éticamente si el 40% de los argentinos están hundidos en el pozo de la pobreza. Lo único que podemos es tenderles la mano», cerró.

El encuentro reemplazó a la cena tradicional de camaradería que se realiza en julio y es organizada por las Fuerzas Armadas, debido a las restricciones impuestas por el aislamiento social.

 

Lo dijo este miércoles al mediodía, al encabezar el tradicional encuentro de camaradería con las Fuerzas Armadas en el Edificio Libertador.Lo dijo este miércoles al mediodía, al encabezar el tradicional encuentro de camaradería con las Fuerzas Armadas en el Edificio Libertador.Lo dijo este miércoles al mediodía, al encabezar el tradicional encuentro de camaradería con las Fuerzas Armadas en el Edificio Libertador.