La Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República aseguró hoy que la nafta “debería aumentar un 9 por ciento más” porque todavía hay un atraso en el precio.

La compañía Axion aumentó el viernes hasta 7% los precios de sus combustibles en el interior del país y se espera que el resto de las petroleras se sumen durante este fin de semana, también en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

En ese escenario, el presidente de la entidad, Gabriel Bornoroni, aclaró: “Nosotros somos unos meros intermediarios entre la petrolera y el consumidor final. No somos los formadores de precios”.

“Todavía tenemos un atraso del nueve por ciento”, señaló y subrayó que las petroleras “quieren un equilibrio internacional que permita importar o exportar al mismo precio”.

En ese sentido, insistió: “Como están las cosas hoy, debería aumentar un 9 por ciento”.  «No lo van a hacer inmediato, pero se va a ver reflejado en uno o dos meses», anticipó.

 

Resultado de imagen para expendedores de nafta

“Como expendedores de combustibles, estamos tristes”, afirmó. Además, advirtió que en el interior del país “el 50 por cieno de los que venden, lo hacen por cuenta corriente” por lo cual, “cuando van a cobrar, (el monto) se atrasó“.

En diálogo con Radio Mitre, apuntó: “Estamos preocupados” y consideró que percibe que en el consumo, “la premium se ha mudado a la súper”. También puntualizó que “el primero de diciembre aumentarán los impuestos 50 centavos por litro, lo cual está pactado por ley”.

El aumento de las últimas horas es el número 14 en lo que va del año, con lo que los combustibles anotaron un incremento acumulado del 70% promedio, lo que afecta principalmente a la clase media e impacta en la actividad económica por vía del encarecimiento del transporte de mercaderías.

Desde que comenzó el año, el precio de las naftas en la Argentina se rige por una combinación del valor del dólar y del barril de petróleo, entre otros costos. Una decisión tomada por el entonces ministro de Energía, Juan José Aranguren.

El ex funcionario aseguraba que con esa desregulación, los que pagaran los automovilistas por cargar combustible sería menor en caso de que esas variables se redujeran en el mercado local e internacional. Sin embargo, desde entonces ocurrió todo lo contrario.