Al menos cuatro ataques contra templos católicos fueron perpetrados esta madrugada en distintos puntos de Santiago de Chile, en protesta por la próxima visita del papa Francisco al país trasandino, informaron fuentes policiales.

En tres de los ataques las iglesias sufrieron daños, principalmente en las puertas y fachadas, según las fuentes, mientras el cuarto fue neutralizado por la policía.

Resultado de imagen para amenazas bomba papa francisco

Los autores dejaron panfletos con consignas políticas contra la viaje del papa Francisco, que entre los días 15 y 18 de enero visitará Santiago y las ciudades de Temuco (sur) e Iquique (norte), donde encabezará misas masivas y cumplirá otras actividades.
En la zona de Estación Central, la parroquia afectada fue la de Santa Isabel de Hungría, donde desconocidos lanzaron en la entrada un paño impregnado con combustible y luego le aplicaron fuego, provocando un incendio que fue controlado por los bomberos.

«Libertad a todos los presos políticos del mundo, Wallmapu (territorio mapuche) libre, autonomía y resistencia. Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana», decían unos panfletos dejados en el lugar por los autores.

 

La presidenta Michelle Bachelet consideró «muy extraño», lo ocurrido. «Sabemos que siempre habrá un grupo que otro, pero esto es muy extraño, porque no es algo que uno pueda identificar como un grupo específico, se llamaban algo así como ‘por los cuerpos libres'» señaló la mandataria.
«En democracia la gente puede expresarse mientras lo haga de manera pacífica y adecuada», remarcó.

Por su parte, el presidente electo, Sebastián Piñera, condenó a través de su cuenta en Twitter, los ataques a iglesias católicas que se registraron durante la madrugada de este viernes en la región Metropolitana.

“Condeno los actos de violencia contra Iglesias de Peñalolén, Estación Central y Recoleta esta madrugada”, escribió.

En el mismo sentido, sostuvo que “el odio y la intolerancia no pueden primar por sobre el respeto y el Estado de Derecho. Recibamos al Papa Francisco con alegría y en paz”.

Escándalo en la Iglesia chilena

A pocos días de que el Papa Francisco pise suelo chileno para iniciar una nueva gira por Sudamérica, que lo llevará también a tres ciudades peruanas, la situación al interior de la Iglesia Católica en Chile vive un complejo momento marcado por dos hechos recientes: la declaración de uno de los voceros de la Congregación Marista que admitió haber silenciado casos de abuso sexual; y también por el lanzamiento del sitio web de Bishop Accountability que resume los 78 casos denunciados de sacerdotes que abusaron de menores.

A comienzos de esta semana, el hermano marista Mariano Varona, conversó con el diario español El Periódico donde señaló que los casos de abuso al interior de la orden “no se ventilaban, ni para adentro ni para afuera”. Esto en relación a las acusaciones en contra de Abel Pérez Ruiz, quien en agosto reconoció ante la fiscalía que cometió abusos durante décadas en al menos dos establecimientos educacionales.

El hermano admitió los hechos en 2010, sin embargo la denuncia de parte de la Congregación fue interpuesta en 2017. Es decir, siete años después.

Contactado por el diario chileno La Tercera, el delegado provincial Marista para Chile, Ernesto Reyes, se refirió a la situación que enfrenta la congregación y aseguró que se están tomando decisiones radicales, que parten de una “tolerancia cero” a los abusos sexuales.

En cuanto a la Comisión de la Verdad que fue anunciada en diciembre pasado, Reyes sostuvo que esta se constituirá probablemente entre enero y febrero de este año, pero la gestión investigativa comenzaría en abril, y podría durar entre nueve y doce meses.